Cómo John Travolta se convirtió en chico Tarantino

rss

Cómo ya sabéis, el protagonista de Fiebre del sábado noche y Grease recibirá durante el inminente Festival de San Sebastian un premio Donostia.

Pero antes de este galardón, Travolta ya era una estrella TCM, pues una de sus mejores interpretaciones, la que le resucitó en Pulp Fiction, la puedes disfrutar en nuestro canal.

En la presentación de la película bombazo, en el festival de Cannes, sorprendió bastante que Quentin Tarantino, la sensación del momento tras el exitazo de Reservoir dogs, resucitara de sus cenizas a una star comercial como el actor de formó pareja artístico-melosa con Olivia Newton-John.

“Algunos de los personajes de Pulp fiction fueron escritos para actores concretos”, explicó Tarantino en el festival de New York en 1994. “Pumpkin y Honey Bunny fueron escritos pensando en Tim Roth y Amanda Plummer. El señor Lobo fue escrito para Harvey Keitel. En otros casos, busqué a la persona correcta para cada uno”.

“Pero no escribí su rol para John“, dijo refiriéndose al inolvidable Vincent Vega. Porque Quentin había pensado para el papel en Michael Madsen, a quien había dirigido en Reservoir dogs. “Me encontré con Travolta un par de veces mientras escribía el guión. Había oído que él era un gran fan mío. Cuando yo era un crío, Travolta era la estrella del cine más rutilante de todo el mundo. A lo largo de la comida juntos, me di cuenta de que, caray, tenía delante a un buen Vincent Vega. Fue igual que con el personaje de Mia. Yo estaba enamorado de ese rol, pero no sabía qué aspecto tenía. Lo intenté con actrices negras, blancas, maduras y jóvenes. Ninguna me encajaba. Pero cené una noche con Uma y ¡bingo! Supe que la había encontrado”.

Aquel primer encuentro T-T tuvo lugar en el restaurante del Hotel Four Seasons de Beverly Hills, en enero de 1993, tras las insistencias del agente del actor. El propósito del almuerzo no era discutir ofertas laborales.

Como todo el planeta sabe, Tarantino es un ansioso coleccionista de películas, tv-movies y todo tipo de objetos relacionados con ellas. Por eso, después de la comida, invitó a Travolta a su apartamento para la semana siguiente.

Casualmente, ese piso fue el mismo que Travolta alquiló cuando llegó a Los Angeles, en 1974. Allí se divirtieron con un juego de mesa basado en los éxitos de Travolta en los setenta. El actor eligió los personajes de Zuko/Manero/Barbarino, pero Tarantino prefería que jugara como él mismo: porque a los ojos del cineasta, Travolta no era una polvorienta reliquia del pasado: estaba mucho más vivo que un personaje de la estantería de cualquier vídeo-club, era una entidad completamente aparte.

 

Tras aquellas tardes juntos, Tarantino volvió a la escritura del guión de la futura Palma de Oro. Y mientras enriquecía el personaje de V.V., pensaba en Travolta. Seis meses más tarde, el actor recibía el guión acabado mientras rodaba en Vancouver la comedia para críos ¡Mira quien habla ahora!

Porque Tarantino había decidido contratar al entonces ídolo caido, insistiendo en que sólo podría hacer la pelìcula si contaba con Travolta en el papel de Vincent Vega, aunque podía haber elegido a cualquier otro actor, incluso más taquillero entonces, para el papel. Ya lo dijo el propio Travolta en el Festival de New York: “Yo no era entonces el chico del momento y Quentin encontró muchos problemas para convencer a la gente de que yo podía hacerlo bien. Se peleó mucho por mí“.

Y es que mientras Travolta pensaba que su carrera podía estar tocando fondo, Tarantino jamás dudó de su talento: “Una de las cosas más cool de todo esto es que no me di cuenta de lo bien que Travolta lo hizo hasta que empecé a montar la película. Entonces llamé a John y le dije: ¡Tío, lo has hecho genial!”.

 


Escrito por Lunes 3 septiembre 2012

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.