Adios a Nora Ephron, adios blog De cine

rss

 

Nora Ephron ha muerto a la edad de 71 años. De repente la mañana se rasga de melancolía y de evocaciones pues son muchos los recuerdos que me vienen a la memoria ligados a una persona a la que no he conocido en mi vida, pero que me ha hecho disfrutar con intensidad gracias a sus libros y películas.

 

Nora Ephron y su eterna sonrisa

 

El recuerdo es un puñado de fotogramas que se apuran en el cerebro a una velocidad vertiginosa: el verano en el que vi Cuando Harry encontró a Sally y el placer y la alegría que me hizo sentir, la primera vez que mi madre me habló de la peli Se acabó el pastel y de la ironía y amargura que rebosaba el guión sin renunciar al sentido del humor. Yo era muy pequeña para verla en su momento pero, ya desde su estreno, mi madre me dijo que no me perdiera la secuencia del pastel y el collar de madera que llevaba Meryl Streep. Efectivamente es redonda.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Nora Ephron era una guionista y escritora que me gusta un montón. No sabía que estaba enferma de leucemia. Y tengo que reconocer que hacía mucho tiempo que no pensaba en ella. Las pelis Tienes un e mail y Sleepless in Seattle me habían dejado fría y me habían parecido demasiado blanditas. Pero sus artículos y libros y la peli Julia & Julia seguían manteniendo viva mi llama por Ephron.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Nora fue la culpable de que Meg Ryan, a la que le gustaban que los ingredientes de su comida se sirvieran aparte, se enamorara de un feíllo Billy Cristal, con afición a coleccionar ex esposas y al sexo sin compromiso. Es también responsable de una de las secuencias cómicas más logradas de la historia del cine, esa en la que Meg Ryan finge un orgasmo en una cafetería de Nueva York y una señora que merienda a su lado le pide al camarero lo mismo que está tomando Meg.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Reconozco que, después de ver en el cine Cuando Harry encontró a Sally, busqué en las librerías todo lo que Ephron había publicado en España. Devoré con glotonería Ensalada loca y Se acabó el pastel. Esta última novela autobiográfica sobre su desastroso matrimonio con Carl Bernstein y las tensiones del amor me encantó. Por su honestidad y humor es mi obra favorita de Ephron. No es una comedia romántica, claro, pero es que Ephron era mucho más que una guionista de comedias románticas a pesar de muchos de los titulares de los medios españoles que informan sobre su muerte.

 

Como dice Nora Ephron, incluso en las peores situaciones de la vida puedes encontrar algo de humor. La guionista y escritora siempre nos ha animado a vivir con intensidad, y eso significa para ella comer algo delicioso o pasar una tarde paseando. Nos impulsa a escapar del aburrimiento y del hastío vital como de la peste. Ella lo hizo a conciencia, no sólo en su existencia sino también en sus guiones. Y una carcajada mental se nos instala en el cerebro cuando la recordamos y nos pasan por el tamiz del recuerdo tantos buenos momentos vividos gracias a ella.

 

Bueno, y este post es también una despedida porque se trata del último del blog De cine. En estos años hemos hablado de películas y también se han colado muchos momentos de mi vida cotidiana. Hasta conté el nacimiento de mi hijo. Ha sido un placer y he disfrutado muchísimo. Gracias a todos por estar ahí y participar en esta conversación en la que la pasión por el cine hace más llevadera la vida.

 

Y hablando de finales, como decía Billy Cristal en Cuando Harry encontró a Sally siempre hay que leer la última página o el últimos post en esta ocasión.  Nunca se sabe. En sus propias palabras: “Siempre leo la última página de un libro porque si me muero antes de acabar el libro, siempre sabré lo que pasaba”.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Escrito por Viernes 29 junio 2012

Tags : , , , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.