Portero de noche: la decadencia

rss

 

Todo en Portero de noche rezuma decadencia: desde el rostro de Dick Bogarde hasta ese hotel donde el lujo y la perversión van de la mano. Un uniforme apolillado, un sentimiento perverso y dos individuos en el filo de la navaja. Así es esta película, una historia de difícil digestión que no deja indiferente a nadie.

 

El escándalo de los años 70

 

Viena, 1957. Una mujer judía, esposa de un director de orquesta, reconoce en el portero del hotel en el que se aloja al oficial nazi que, en un campo de concentración, la utilizó como objeto sexual en una tortuosa relación sadomasoquista, y que paradójicamente le salvó la vida.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Han pasado algo más de diez años desde el fin de la II Guerra Mundial, pero el pasado sigue presente, tanto en los verdugos, muchos de ellos han logrado escapar de la Justicia, como en las víctimas, cuya mayoría vive una falsa normalidad, una apariencia que contiene terribles secretos.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Dirigida por Liliana Cavani, esta película enseguida se convirtió en un film de culto, en una de esas muchas cintas que durante los años 70 se convirtieron en sucesivos escándalos. En esta caso no sólo por el erotismo que desprende sino por la propia historia y el tratamiento que hace de los personajes.

 

¿Es posible entender que una víctima, pasado un tiempo, sienta ese deseo profundo por su verdugo? Realmente parece difícil de asimirlar, pero Cavani, poco a poco, buceando por las debilidades de ambos protagonistas intenta hacernos entender sus psicologías. De ningún modo Liliana, como muchos críticos han querido ver en el film, pretende hacer una revisión del pasado.

 

Hablar de Portero de noche es hacerlo de su pareja protagonista. Por un lado tenemos a una Charlotte Rampling en su mejor momento, una belleza electrizante que nos cautiva con su mirada entre fría y distante. Y por otro nos encontramos a un icono de los años 70, Dick Bogarde: un actor de escuela pero cargado de sentimiento.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Quizá Portero de noche no tenga esa fuerza desgarradora que destilaba en su estreno, quizá el escándalo que la rodeó, a día de hoy parezca menos, quizá falle en ciertas partes, como en los flashbacks, pero a nadie le puede caber ninguna duda de que estamos ante historia del cine, un icono del siglo XX que ha dejado huella, que ha creado una estética propia y que es casi imposible de olvidar una vez vista.

 

 


Escrito por Jueves 21 junio 2012

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.