Antes del atardecer: el tiempo suspendido

rss

 

Han pasado nueve años desde que Céline y Jesse se conocieron en un tren que iba a Viena, se enamoraron, pasaron una noche juntos y prometieron reencontrarse en seis meses. Pues bien, han pasado nueve años de aquello y por fin sabemos qué paso. Antes del atardecer, secuela de Antes del amanecer, arranca sabiendo que ese encuentro tan deseado nunca se produjo. Jesse se ha convertido en un escritor de éxito y se encuentra en París presentando su novela. Entre los asistentes vemos a Céline.

 

Un paseo de hora y media por París

 

Dirigida por Richard Linklater, la idea del film surge de su correspondencia con la pareja protagonista, Ethan Hawke y Julie Delpy, en torno a qué habría sido en estos años de la vida de Jesse y Céline. Ellos, los creadores, sentían la necesidad de contarnos más, los espectadores, me incluyo a mi misma, también estábamos deseando saber.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

La elipsis temporal de nueve años es la misma entre las dos películas y el tiempo en el que la pareja no se ha visto. Por eso, el reencuentro en París es tan especial. Céline le pregunta cuánto tiempo tiene y Jesse le contesta que hora y media. Noventa minutos juntos, casi a tiempo real,la pareja pasea por las calles y cafés de París diciéndose y contándose todo aquello que no pudieron.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El tiempo queda suspendido en París. La pareja pasea casi sin rozarse, ni tocarse, como dos viejos amigos. Sin embargo, tras esa apariencia, se esconde algo más. Se esconde un deseo, un sentimiento. A diferencia de la anterior, la madurez de ambos, el hecho de ser dos adultos les confiere cierta contención. Sin embargo, poco a poco, los dos van despojándose de sus miedos, de sus corazas y comienzan a hablar abiertamente de su presente, teniendo siempre en su mente el pasado. Aquello que pudo haber sido y no fue.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Linklater recurre a  diferentes planos secuencia. La realización es secundaria, la puesta en escena es sencilla, aquí lo importante son los diálogos, las miradas entre ambos… Asistimos a un duelo interpretativo entre Hawke y Delpy casi real. Es tan natural que hasta parece improvisado. Sin embargo, la realidad es otra. Diálogos de más de ocho minutos en una sola toma, todo un reto para un actor.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Antes del atardecer es una bella película, un drama o comedia, según se mire, con el amor como trasfondo… el amor con todo aquello que implica: las relaciones, el trabajo, las esperanzas, los sueños… O sea, la vida entera. A veces, uno no sabe qué hacer: si llorar o reír.

 

Al igual que en Antes del amanecer, el final queda abierto. (Spoiler) Céline lleva a su piso a Jesse para que cantarle una canción. Después de pasarse hora y media sin parar de hablar, llega el primer silencio, la primera pausa… Ya se han dicho casi todo, menos lo más importante. Céline le canta un vals que habla de ella y él.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Tras este increíble momento, Céline, como si fuera Nina Simone, comienza a bailar. La chica le dice, al más puro estilo de la High Priestess of Soul, que va a perder su avión. Jesse contesta que ya lo sabe. Céline sigue bailando. The End.

 

 


Escrito por Jueves 14 junio 2012

Tags : , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.