El tesoro de Sierra Madre: la aventura de lo real

rss

 

John Huston, además de director y guionista, fue un aventurero empedernido. Un Hemingway del cine capaz de vivir en su propia persona hazañas más increíbles que sus propias películas. Por eso, él mejor que nadie para llevar a cabo este western crepuscular, atemporal e inclasificable como El tesoro de Sierra Madre.

 

Tres hombres en busca de un tesoro que acabará con ellos

 

Estamos ante el tercer film de Huston, el primero justo después de su regreso de la II Guerra Mundial. Basado en la novela homónima de otro autor especial y de vida singular como es B. Traven, Huston recrea una aventura que mezcla a la perfección acción y drama. La historia narra la búsqueda de oro por parte de un grupo de desarrapados y marginados que malviven en México. Este viaje hacia el tesoro desvelará la verdadera cara de cada uno de ellos, la verdad que esconden en su interior.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El tesoro de Sierra Madre es un western un tanto peculiar. En esta película no hay héroes ni épica alguna. Los protagonistas son antisociales, mezquinos e individualistas, frente a la figura emprendedora, valiente y arriesgada propia de este tipo de género. En el fondo los personajes son tan reales como cualquiera de nosotros, con sus virtudes y sus defectos.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El oro, como metáfora, explora lo peor de cada uno de ellos: la codicia, la avaricia y la maldad. En condiciones extremas, dicen que es cuando uno se presenta cómo es, más allá de la hipocresía. Esta película es un ejemplo de ello. Con un plantel magnífico encabezado por un Bogart, en un papel bastante complicado que resuelve con gran técnica, y acompañado de Tim Holt y Walter Huston, padre del director, quienes nos ofrecen un increíble trabajo, Huston demuestra una vez más su talento para los actores.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Se da la circunstancia de que era la primera vez que padre e hijo ganaban un Oscar cada uno por una misma película. No cabe duda de que fueron merecidísimos. Para que luego digan que trabajar con familiares no lleva a nada bueno. Cuando hay talento, sobra todo lo demás.

 

Además de la flaqueza humana, también hay varios temas muy presentes en la filmografía de Huston como la camaradería masculina y la fuerza del individuo frente al grupo. Todo esto unido al sentido crepuscular que inunda la película y la hace ser indiscutiblemente un referente para autores como Peckinpah.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

La música de Max Steiner es el perfecto envoltorio de esta aventura cinematográfica. Una mezcla de grandilocuencia y motivos mejicanos que hacen más grande al film.


Escrito por Domingo 10 junio 2012

Tags : , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.