Daniel Day-Lewis: la intensidad incontrolable de un actor carpintero

rss

 

Cuando vimos en Mi hermosa lavandería a aquel joven personaje homosexual peliteñido, peleón y callejero, pocos imaginaron que ese rostro anguloso y de recia nariz se convertiría al poco tiempo en uno de los mejores actores no sólo de su generación o de su Inglaterra natal, sino de todos los tiempos.
Seguramente su excentricidad marca de la casa haya incidido fuertemente en alimentar ese aura de esquivo, raruno, de fuerte carácter y azarosa existencia que le distingue.

Lo cierto es que ha logrado que cada vez que se pone delante de una cámara (algo que hace con cuentagotas) sea noticia, cosa que no pueden decir muchas estrellas del momento… que presumen de serlo (cosa que el de Londres parece rechazar como un bocado envenenado).

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Sus fans sabrán que su padre es el poeta Cecil Day-Lewis y su madre la actriz Jill Balcon.

Vamos, que vino al mundo en un ambiente de lo más artístico: en su infancia correteó entre personajes no precisamente corrientes…

Pero su padre, comunista recalcitrante, no quiso que su hijo se convirtiera en un caprichoso malcriado como tantos cachorros de famosos, amigos y ricachones, y envío al joven Daniel a que se fogueara en escuelas públicas y no en colegios de elite.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Pero cuando, con once años, fue enviado a la Sevenoaks Academy, exclusivamente masculina, el talante desobediente y obstinado del muchacho empezó a dar muestras de que iba a ser algo peculiar en sus años venideros, y para rubricarlo empezó a beber y a perpetrar pequeños robos.

Sólo volvía a la posición “tranquilo” cuando participaba en funciones teatrales colegiales: la interpretación como terapia, una vez más…

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Dos años después el tozudo Daniel pidió a su padre -con quien, a estas alturas, no se llevaba precisamente de perlas- que quería estudiar en la escuela artística de su hermana y allí se puso a darle a sus pasiones: la mencionada interpretación y… el bricolage con madera (que, con el tiempo, le reciclaría como virtuoso zapatero en tierras italianas).

 

Pero como la suya es una vida de película dentro y fuera de la pantalla, a los 16 sufrió accidentalmente una sobredosis de medicación contra la migraña que le produjo alucinaciones incontrolables durante dos semanas, por lo cual, pensando en casa que era heroinómano, fue ingresado en un hospital mental.
Para salir de allí, cuenta, tuvo que hacer un gran “performance”… y dejó de sufrir migrañas para siempre.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Descubrió Europa viajando todo lo que pudo y vio que le sentaba estupendamente correr cada día seis millas, así que se puso a ello.

Esa misma energía la ha volcado en sus papeles, que no se puede decir que sean precisamente anodinos.

Day-Lewis se transforma física -al estilo De Niro- y emocionalmente en cada interpretación, viviendo con tal intensidad su personaje que no deja rendijas para la duda o la no credibilidad.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Porque, tras debutar en Domingo, maldito domingo, ya me diréis si no resultaba absolutamente real como tenso noble en Una habitación con vistas, lisiado en Mi pie izquierdo (uno de sus dos Oscar, merecido tras aprender a escribir, comer y pintar con sus extremidades inferiores), el amante prolífico de La insoportable levedad del ser (adaptación del best-seller de Milan Kundera), como romántico galán en La edad de la inocencia (su primera colaboración con Scorsese) y como guapo -y hasta sexy- indio melenudo en El último mohicano.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Pero a mí donde más me ha fascinado es cuando se enfrenta a uno de sus grandes traumas: la paternidad.

Su progenitor murió antes de que Daniel triunfara y eso ha dejado huella en el actor, algo que exorciza con ahínco: desde la posición de hijo con En el nombre del padre y encarnando a un despotico papá en Pozos de ambición.

Si aún no las habéis visto, no os las perdáis: son Daniel Day-Lewis en estado puro, intenso y superlativo.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Escrito por Miércoles 6 junio 2012

Tags : , , , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.