Helena Bonham Carter: en las garras de Tim Burton

rss

 

Había una vez una elegante y delicada actriz inglesa, compañera-musa de un intenso actor-director británico, que rodaba películas de época muy bien ambientadas en las que encarnaba a princesas virginales pero con carácter y volcán interior.

 

 

Pero en EEUU conoció a un director gótico, despeluchado y freak que la convirtió no sólo en su pareja sentimental sino también en su actriz-fetiche, regalándole papeles que la hicieron transformarse en:

 

 

Una mona muy mona (El planeta de los simios)

 

 

Una bruja piruja (Big Fish)

 

 

Una pobre madre (Charlie y la fábrica de chocolate)

 

 

Un fiambre enamorado (puso voz a la protagonista de La novia cadáver)

 

 

Una siniestra vecina (Sweeney Todd)

 

 

Una reina enana, sádica y cabezona (Alicia en el país de las maravillas).

 

 

Una psiquiatra borrachuza (Sombras tenebrosas)

Así que aquella elegante señora, tras semejante curriculum burtoniano, con tanto disfraz, parche y pelucón, ha acabado convertida en una señora, digámoslo así, pelin excéntrica:

 

 

Porque casi todo se pega…


Escrito por Viernes 11 mayo 2012

Tags : , , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.