El Sargento de hierro: el mundo de los machos alfa

rss

 

Clint Eastwood es un actor-director como pocos, capaz de meterse de lleno en una historia personal cargada de sentimientos y con numerosos tintes románticos como Los puentes de Madison o encargarse de llevar adelante un proyecto como El Sargento de hierro, una película para los más machos entre los más machos.

 

"Yo como alambre de espinas y meo napalm, y puedo traspasar el culo de una pulga de un tiro a 200 metros"

 

La carrera de Eastwood, tanto la personal como la profesional, nos demuestra una cosa: las cosas no son blancas o negras y  los matices son importantes. En El Sargento de hierro este hecho es evidente. Lo que en principio parece que va a ser una loa al ejército, al final no queda tan claro; lo que en principio todos entendían que sería un drama de superación, al final adquiere más  tintes de comedia que de dramatismo.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

La cinta narra las andanzas del sargento Tom Highway (Eastwood), un adicto al alcohol, que ha arruinado su vida personal con su mujer y  amigos por su carrera militar. Veterano de las guerras de Vietnam y Corea, vuelve a los Estados Unidos para llevar a cabo una misión nada fácil: instruir a un grupo de novatos desmotivados e indisciplinados para convertirlos en auténticos marines.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Dividida en dos partes, la instrucción y la batalla, la película tiene el record de tacos y de frases lapidarias por minuto. Tal es la exageración de las mismas, que sólo se puede comprender como una desmitificación de este tipo de filmes, así como un elemento cómico excepcional.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Eastwood se reserva un papel carismático, con cierta “complejidad” (el tipo más duro que lee revistas femeninas para entender a las mujeres), y que pasará a la historia del cine por su rictus compungido y su especial manera de ser. Se trata de un personaje crepuscular en busca de una victoria que aún no ha conseguido. Empate en Corea y pérdida en Vietnam. Lo cierto es que este tipo de protagonistas, tipos en un mundo que ha dejado de ser el suyo, tan de Peckinpah, son habituales en su filmografía, tanto en sus inicios como en la actualidad.

 

Imagen de previsualización de YouTube

La película va de más a menos, siendo la última parte del film, la batalla, basada en la invasión de la isla de Granada, la más floja con diferencia, quizá por ser la que más en serio se toma el propio Eastwood.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Si bien el ejército americano ayudó en todo momento a la película, esperando que el resultado fuera algo similar a Top Gun, al final, sabiamente, declinó participar en una cinta que les deja en muy mal lugar: un estamento lleno de inútiles, borrachos, vagos y ineptos que están predestinados a salvar el mundo de enemigos.

 

Evidentemente, no es la peli de Eastwood que más me gusta, tampoco es de mis favoritas, pero si quieres echarte una risas básicas es una buena elección, si quieres otra cosa su filmografía es suficiente grande y ecléctica para elegir…


Escrito por Viernes 30 marzo 2012

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.