The hour, de la nostalgia vive el hombre

rss


“Tenemos que permitir que la oposición responda. No podemos llamarnos un servicio de televisión pública y no dejar que la oposición batee de nuevo”.

 

Esto parece una frase pronunciada tras la puerta de un despacho de TVE – no solo ahora, en cualquier momento de la democracia – pero es, en realidad, una línea de diálogo que pertenece a The hour, miniserie británica de 6 capítulos.

 

¿Solo 6 capítulos? Ya están estos ingleses vagos de mier… No, espera, que van a hacer más. Se van a tirar el rollo, en vista de los buenos resultados.

 

Gracias, ingleses. Me dais una alegría. Ayer vi el sexto episodio y ya estoy echando de menos a estos personajes.

 

 

La mayoría de ellos son periodistas que trabajan en un programa informativo para la BBC, en 1956, con el trasfondo de la crisis del canal de Suez.
Dato curioso: hay que decir que es la BBC Two quien produce, de modo que tiene mucho de auto homenaje, pero más que de la cadena en sí, del equipo humano que estuvo ahí dándolo todo cuando se consolidaba el periodismo moderno. No se puede acusar a esta serie de auto complaciente, porque The hour viene a contarnos que la censura en las noticias existía (o sea, que EXISTE), que la televisión se somete a sus demandas y que la democracia… En fin, la democracia es como un juego de presdigitación: ahora la ves, ahora no la ves.

 

Ahora que ya sabéis de qué va, os voy a decir de qué va en realidad. Y es que la serie engancha a niveles básicos: triángulo amoroso y trama de misterio.

¡Bien que hace! Ojo, no estoy yo por la labor de afear estas cosas.
Los actores os sonarán: Rómola Garai (The crimson petal and the white), Dominic West (The Wire) y mi favorito, Ben Wishan (El perfume), a quien le toca el papel de héroe moral y tragasables en el terreno amoroso.

 

Se ha comparado mucho esta serie con Mad Men… y bueno, pseee, se puede decir que sí, que se parece: las dos tratan un ámbito profesional, transcurren a mediados del siglo XX (esta un poco antes que Mad Men… ¡y en otro país!), las mujeres aquí también van petadas pero elegantes, todo el mundo bebe y fuma a deshoras y, en general, presenta una estética que ahora, vete tú a saber por qué, está súper de moda. Mires donde mires siempre encontrarás personitas que emulan esta forma de vestir. Nostálgicos de una época no vivida.

 

Y hablando de nostalgia: Abi Morgan, creadora, guionista y coproductora de esta serie, ha dicho que se ha inspirado en películas como Luna nueva o El apartamento, “filmes con diálogos rápidos, elegantes, precisos”.

 

 

Dejo caer el dato porque aquí somos todos unos cinéfilos perdidos. Cierto es que la relación de complicidad que tienen Romola Garai y Ben Wisham recuerda bastante a Cary Grant y Rosalind Russell en Luna Nueva. Y eso, qué queréis que os diga: está muy bien, ¿no?

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Blog de ESCRITO POR


Escrito por Jueves 1 marzo 2012

Tags : , , , , , , , ,


Los comentarios de la película. “The hour, de la nostalgia vive el hombre”

  1. Carlos lopez dice:

    A mi también me mola, un poco liosa la trama, un poco pasada de posturas, pero mola. Abi Morgan también ha reconocido públicamente otra inspiración: Broadcast News, de James Brooks, con un triángulo de periodistas cuya relación ha calcado, la verdad: el guaperas, el listillo y la curranta. Eso si, la Garai mucho mas lánguida que Hollywood Hunter.