Estrellas extranjeras dándose una vuelta por el cine español

rss

 

El próximo viernes se estrena en las salas Luces rojas, la tercera película de Rodrigo Cortés, un trepidante thriller sobre unos investigadores que rastrean y descubren a tramposos en eso de hacer caja -y manipular emociones- traficando con nuestra fe en lo sobrenatural.

 

Si en la primera película de este gallego con proyección-ambición internacional, Concursante, echó mano a una estrella argentina, Leonardo Sbaraglia (que repite con un rol secundario en Luces rojas), y en la segunda se atrevió a llamar al agente de Ryan Reynolds, ha contado en su tercer largo con Robert de Niro y Sigourney Weaver, ahí es nada, además de los talentosos y emergentes Cilliam Murphy y -atención a ella- Elizabeth Olsen.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

El cine español ya no tiene miedo a la hora de llamar a las puertas de la mansiones de L.A., París o México D.F., o bueno, quizás no lo haya tenido nunca, ¿verdad?

 

Vamos a repasar rostros famosos y cotizados de fuera que un día hicieron la maleta y se vinieron a trabajar aquí, con directores, maquilladores, decoradores, guionistas y ayudantes de todo tipo nacidos y criados en esta más que vapuleada piel de toro.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Salma Hayek acaba de no ganar un Goya por ser la esposa de José Mota en La chispa de la vida, de Alex de la Iglesia, el ex presi que ya contó con Rosie Pérez para Perdita Durango y hubiera levitado si el auténtico Clint Eastwood hubiese participado en el final de 800 balas, como había planeado.

 

La mexicana curvilínea que bailó con una boa de bufanda para Tarantino y Rodriguez lo hacía bien en este título español, pero había poca química en ese matrimonio de ficción, pelín forzado.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Nicole Kidman era una madre sobreprotectora de sus pálidos hijitos en Los otros, uno de los taquillazos de Alejandro Amenabar, donde Tom Cruise (por aquel entonces pareja de la australiana) ejercía de productor.

 

También la diva fue “premiada” con una nominación al Goya.

 

Y Alejandro el Magno contó con Rachel Weisz para su ampulosa Ágora. ¿Cuál será la siguiente star en su filmografía?

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Terence Stamp: el protagonista de Las aventuras de Priscilla, reina del desierto vino años antes a Madrid por orden de Pilar Miró para protagonizar Beltenebros.

 

Una película en la que también asomaba su belleza la semiolvidada Patsy Kensit en plan Gilda.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Jane Birkin: la francesa fue mito erótico transpirenaico, y cruzó la cordillera montañosa, en pleno subidón del destape, reclutada por Pedro Masó en La miel, donde hacía babear a gañanes patrios como Agustín González y J.L. López Vázquez.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Peter Coyote en Kika: Almodóvar, en cuanto pudo, empezó a meter estrellas de fuera en su cine.

Coyote fue de los primeros, pero también la italiana Francesca Neri y el mexicanito Gael García Bernal, además de su amiga de toda la vida, la porteña Cecilia Roth.

 

Y no será porque no puede tirar más arriba: desde Glenn Close hasta Sigourney Weaver o la mismísima Angelina Jolie han manifestado públicamente su deseo de currar a las órdenes del manchego de oro.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Harvey Keitel, si no me falla la memoria, ha trabajado a las órdenes de cineastas españoles en dos ocasiones: con Fernando Colomo en El caballero del dragón (donde intervenía también el no menos temperamental Klaus Kinski) y en El misterio Galíndez, de Gerardo Herrero.

 

Al señor Lobo le gusta venir a Europa de vacaciones pagadas, sobre todo a países mediterráneos donde se come y bebe de cine.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Viggo Mortensen, que es medio danés, medio argentino, aunque logró el estrellato con la saga El señor de los anillos tras años lidiando con indies y modernos, vino llamado por Agustín Díaz Yanes para ser Alatriste.

 

Pocos recuerdan que una década antes había protagonizado el olvidado thriller Gimlet, de José Luis Acosta, interpretando a un psicópata que acosa a Ángela Molina.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Clive Owen rodó a las órdenes de Juan Carlos Fresnadillo hace bien poco Intruders, una ambiciosa película que no logró el respaldo de crítica y público que buscaba.

 

Rodada en inglés, apenas había elenco español, sólo una Pilar López de Ayala en plan madre coraje.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Stefania Sandrelli y Anna Galiena, estrellas maduras italianas, eran las madres tremendas de Jamón, jamón por gentileza del erotómano Bigas Luna.

 

Un cineasta muy cachondo que también se trajo para España a otra curvilínea vecina, Valeria Marini, para Bámbola, a Dennis Hopper en Renacer y a la gran Zelda Rubinstein en Angustia.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

-Los guapos Naomi Watts y Ewan McGregor llegarán, arrasados por el tsunami, a nuestros cines después del verano con Lo imposible, la nueva tragedia de J. Bayona tras El orfanato.

 

Una película con fuerte aroma a taquillazo mundial y montones de nominaciones.

 

¿Qué otros actores y actrices extranjeros han venido a trabajar a nuestro cine?

 

Seguro que me he olvidado unos cuantos…


Escrito por Lunes 27 febrero 2012

Tags : , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.