EL TIEMPO EN SUS MANOS: CINE PARA TODOS LOS PÚBLICOS

rss

 

Si la década de los 50 supuso la popularización del cine de ciencia ficción, los 60 fueron los años de consolidación y prestigio. A pesar de que durante ese tiempo se realizan menos películas, la mayoría de ellas destacan por su calidad técnica y contenidos. Como ejemplo, la década comienza con El tiempo en sus manos (1960) y finaliza con 2001, una odisea en el espacio (1968). Entre medias, hay otros ejemplos destacables como Fahrenheit 451 (1966) o El planeta de los simios (1967).

 

Tecnología punta

 

Es evidente que los 60 supusieron un punto y a parte en este tipo de cine, tanto en el aspecto técnico, como en lo relativo a los contenidos. Frente a la aventura pura y dura, se comienza a ofrecer historias con una fuerte crítica social o filosófica. El tiempo en sus manos, adaptación de la novela La máquina del tiempo de H.G. Wells, se encuentra en la encruzijada de estos dos momentos, su contenido es más propio de los 50: popular, cercano y lleno de aventuras, y su puesta en escena es más de los 60: estética cuidada y efectos especiales bastante trabajados.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Tanto George Pal, el director y productor, como David Duncan, el guionista, conscientemente abandonan la “carga de profunidad” que se encuentra en la novela de Wells con su fuerte contenido político de lucha de clases. Lo más importante para ambos es construir una historia que enganche desde el segundo uno y que sea capaz de llegar a todos los públicos. Y a fe que lo consiguieron. La película narra la historia de un científico, Rod Taylor, que construye, una máquina para viajar en el tiempo. Tras varios paseos por distintas épocas, finalmente recalará en el año 802.701, un lugar donde tendrá que ser protagonista de una gran historia.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Esta maravillosa aventura tiene en Rod Taylor a uno de sus principales valedores. Un actor para quien éste era su primer papel protagonista, y que muy posiblemente le sirvió para que Hitchcock se fijara en él y le propusiera hacer Los pájaros.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

En este tipo de películas de aventuras, nada parece fallar. Además de una dirección cuidada, un buen guion y unos actores sobresalientes, los efectos especiales se presentan más que solventes, teniendo en cuenta el año en el que estamos. Asimismo, me gustaría destacar la espléndida fotografía de Paul Vogel y la banda sonora de Russel Garcia, con unos temas llenos de ritmo que acompañan al contenido magistralmente.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Quizá no sea la mejor película de ciencia ficción, quizá, a día de hoy, peque de cierta ingenuidad, seguramente desaprovecha el material ideológico y filosófico que se encuentra en la novela, pero a mí me encanta. Me recuerda a aquellas tardes de sábado con toda la familia frente al televisor a ver qué peli echaban. El ejemplo perfecto de cine para todos los públicos.

 


Escrito por Miércoles 22 febrero 2012

Tags : , , , , , , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.