Aflicción: la rémora de un mal padre

rss

Ésta es una película sobre la rabia, la rabia de cargar con un legado emocional desastroso que te ha dejado tu padre y ha apagado tu llama interior en la infancia y la adolescencia, haciendo que el fracaso y el alcohol sea el único camino en la edad adulta. Esta es una película sobre la violencia y la culpa -no podría ser menos con Paul Schrader detrás de la cámara adaptando una novela de Russell Banks: Aflicción, titulo homónimo de la película.

 

Nick Nolte antes de perderse como actor

 

Y sí nos encontramos con un Paul Schrader en plena forma que ajusta las cuentas con la figura paterna, con el nihilismo y la brutalidad a las que nos tiene acostumbrados. Más que nada, lo que nos dice Schrader es que cuando te han dañado de verdad (y a Nick Nolte, su autoritario y violento padre lo ha hecho) no hay salidas fáciles.

 

Schrader y su eterno sentimiento de culpa

 

Estamos ante el polo opuesto de una telenovela de esas que echan por la tarde en la que se sufre y, al final, todo el mundo se reconcilia y todos tan contentos. No, Paul Schrader no permitiría tal afrenta, por Dios. Aquí se tratan esos demonios mentales que tiene Nick Nolte en su cabeza y que le están pegando duro, con su propia depresión que le corroe por dentro, con esos pesos muertos dentro del cráneo como que un padre alcohólico le maltrataba de niño y adolescente, como que su relación amorosa se hunde, como que su hija pasa de él, como que un accidente de caza (que Nick Nolte cree que ha sido un asesinato) en el que se ha envuelto su mejor amigo se revela más complicado de lo que parece y encima su jefe está haciendo chanchullos con el cacique del pueblo. La ecuación perfecta de toda una vida.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Y lo que pasa es que Nick Nolte se desquicia porque no puede cargar ni un minuto más con su dolor, la aflicción a la que alude el título de la película, odia a su padre y odia su vida, y de alguna forma tiene que liberarse.

 

Esta es una peli triste dónde las haya, sepultada de nieve como el paisaje dónde trascurre la acción, con el ritmo lento que le gusta a Schrader hasta que todo estalla. La escritura de Banks en la novela ya era como si el escritor se estuviera desangrando. En la película Nick Nolte y James Coburn están inconmensurables y sobre ellos gravita toda la fuerza emocional y dramática que contiene en su interior la historia.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El realismo y el frío que destila Aflicción hacen el resto. Queda para la historia la mejor interpretación de Nick Nolte de toda su carrera en esta sesión de amargura oscura en la que Schrader vuelve a enfrentarse a su padre en la vida real, ese calvinista autoritario e irracional que le impedía ver cine cuando era pequeño.

 

 


Escrito por Viernes 17 febrero 2012

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.