La misión: una buena película con un pero

rss

 

La Misión es el ejemplo perfecto de una película con un pero. Diseccionada por partes, podemos decir que tiene una dirección y realización, a cargo de Roland Joffé, que roza la maravilla, la banda sonora de Ennio Morricone está considerada como una de las más grandes y bellas de la historia del cine, sus actores, tanto Robert de Niro como Jeremy Irons, más que hacer creíbles sus personajes, los poseen y nos ofrecen un espléndido trabajo, la fotografía de Chris Menges recrea un tiempo y un lugar de increíble manera y el guion, encargado a Robert Bolt, el artífice de las grandes obras de David Lean, nos narra una historia épica, sentimental y emocionante. Pero, a pesar de todo esto, en conjunto, La Misión no acaba de alcanzar el Olimpo de las grandes obras maestras.

 

Su misión fue ganar todos los oscars posibles y sólo se llevó uno

 

Que nadie me entienda mal. La Misión no es una mala película. Al contrario, es una película para disfrutar una y mil veces, pero, como decía antes, le falta algo para completar la cuadratura del círculo. ¿El qué? Personalmente creo que el fallo principal de la misma es la poca profundidad de la misma. El hecho de querer abarcar todo y a todos para que la pueda ver tanto un joven como un adulto, un español como un boliviano, o un ateo como un creyente, hace que el film se quede en tierra de nadie, y que tanto la historia como los personajes se despachen en trazos gruesos y simples.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Supongo que los estudios querían una película sin demasiadas complicaciones y Roland Joffé aceptó. Es extraño porque el éxito que posibilitó a éste llevar a cabo La Misión fue su anterior trabajo: Los gritos del silencio que es un desgarrado relato de lo ocurrido en Camboya durante los años 70, que no deja indiferente a nadie y que profundiza sobre la relaciones personales, la profesión de periodista y, obviamente, sobre la naturaleza y condición humana.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Realizada en 1986, hay que contextualizar el momento. La teología de la liberación está en pleno auge en el continente americano. Un grupo de religiosos, mayoritariamente jesuítas, está poniendo patas arriba la Iglesia, la religión y la sociedad. Los pobres por encima de los ricos, el oprimido antes que el poderoso… En resumen: ¿cómo conseguir que la fe no sea alienante sino liberadora? O sea, las misma preguntas y temas que se plantean en la película. Uno puede imaginar a los productores cuidándose y mucho de que su film no fuera tachado de “revolucionario”.

 

Ignacio Ellacuría, teólogo. Asesinado por los militares salvadoreños a causa de sus ideas

Ambientada en el siglo XVIII, La Misión nos narra la labor predicadora de un jesuita en medio de la jungla sudamericana y los problemas que surgen de su trabajo con las autoridades coloniales. Si bien la película tiene como fuente de inspiración al  sacerdote jesuita que vivió entre los siglos XVI y XVII, éste es desdoblado en dos personajes, el que encarna Jeremy Irons y su opuesto, el recordado Rodrigo Mendoza interpretado por Robert de Niro.

 

El malo más bueno de la historia del cine

 

En fin, la realidad es más dura y terrible que la ficción. Aún así, en ocasiones, no siempre, una agradece un cine de entretenimiento puro y duro, que apele a los sentimientos sin sutilidad, y que me haga un pasar un rato más que agradable. Esto es La Misión. Un tipo de cine perfecto para una tarde de domingo, o un duro lunes por la noche. Un cine de emociones, como la de la redención de  Robert de Niro, ¡grandioso momento!

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

O como la de cualquier nota de la partitura de Morricone.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 


Escrito por Lunes 30 enero 2012

Tags : , , , , , , , , , ,


Los comentarios de la película. “La misión: una buena película con un pero”

  1. cesar dice:

    Pues yo si creo que esta en el Olimpo de las grandes obras del cine. No ganó tantos Oscar porque los votantes de la Academy no tienen mucho conocimiento sobre lo que pasa en sudamérica. Por eso ese año el que se llevó todos los premios fue Platoon que apela a la guerra de Vietman es que más cercana a los estadounidenses.