La traición

rss

Leo con curiosidad todo lo referido a la atleta Marta Domínguez. Parece ser que está acusada de tráfico de productos dopantes y, que este hecho se debe a la delación de un compañero atleta quien, a cambio de una reducción de su sanción o condena, la ha puesto en el disparadero.

Es evidente que la figura de Marta Domínguez ha quedado tocada, ha pasado de heroína a villana con sólo una portada de periódico o un telediario. Pero también ha sucumbido al ocaso Paquillo Fernández, el supuesto delator. Por mucho que se empeñe en ser el de antes, nunca lo logrará, ya que siempre tendrá la carga del traidor.

La figura del chivato es un referente clásico del cine, la televisión y la literatura. Se trata de un personaje cuyas motivaciones, a veces son egoístas, librarse de un marrón, y otras más loables, como acabar con la corrupción de un gobierno o con un grupo mafioso, por ejemplo.

La traición es un argumento clásico para multitud de películas, sobre todo aquellas referidas a la mafia. No en vano, estamos ante el género más shakespeariano. ¿Quién no se acuerda de la traición de Fredo o la de Henry Hill?

Pero, dejando a los gansters a un lado, el cine y la traición tiene un momento crucial: la caza de brujas. Cineastas, guionistas, actores o directores delatando a sus compañeros por miedo, por convicción ideológica o simple cobardía. Aquel suceso tuvo su repercusión, sobre todo en autores como Elia Kazan o Budd Schulberg. Aquel hecho les marcó para siempre y propició la película La ley del silencio. Grandiosa reflexión sobre la traición, el chivato y el delator.

Hoy, es evidente, que mi lista versará sobre películas donde la traición y el chivato estén presentes. Ahí van:

1. El Padrino II de Francis Ford Coppola.

Si la primera parte fue genial, está es simplemente magistral. Michael Corleone debe hacer frente a una gran traición que tiene a su hermano Fredo como protagonista principal. John Cazale interpreta a la perfección a un ser perdedor, acomplejado y débil. El destino como fuerza irremediable.

2. La ley del silencio de Elia Kazan.

Un intento de redimirse y autojustificar su comportamiento durante la caza de brujas. El film nos presenta el dilema moral que se le plantea al delator, la lucha entre el deber y el poder. Si Marlon Brando se sale, Karl Malden no le va a la zaga. La fuerza de la traición es tal, que Elia Kazan será más recordado por su chivatazo que por sus numerosas obras maestras.

3. Trono de sangre de Akira Kurosawa.

Adaptación samurai del Macbeth de Shakespeare. Se trata de un estudio sobre la ambición, el camino más derecho hacia la traición. Kurosawa, el pintor de secuencias, realiza una obra maestra de las que enganchan desde el segundo uno.

4. Todos los hombres del presidente de Alan J. Kapula.

Interesante recreación del Watergate donde la figura de un delator llamada Garganta profunda posibilitó la caída del presidente Nixon en un trabajo periodístico para enmarcar. Ejemplo máximo del cine de los 70.

5. Corazones de hierro de Brian de Palma.

Testigo de un crimen horrendo en plena guerra de Vietnam, un soldado se enfrenta al resto de sus compañeros a sabiendas del riesgo que corre. Una de las películas preferidas de Quentin Tarantino de siempre y no me extraña ya que estamos ante un majestuoso relato y ejercicio cinematográfico. Una de las mejores películas de De Palma sin duda.


Escrito por Viernes 10 diciembre 2010


Los comentarios de la película. “La traición”

  1. Parra dice:

    hola a todos
    con este argumento que propones, de entrada, la primera que viene a la mente es “El delator” de John Ford.
    Tambien propongo “Traidor en el infierno” de Billy Wilder.
    Saludos a todos

  2. Nuria Verde dice:

    Hola Parra:

    El delator sin duda es un buen ejemplo. Rodada en tres semanas por Ford nos cuenta una historia de traición entre amigos en el convulso Dublín de los años 20.
    Otro ejemplo es Muerte entre las flores de los Coen, o más recientemente La red social de Fincher. Está visto que la traición da para mucho. Gracias por comentar.