Mi mamá me ama: el incesto en el cine

rss

En la muy recomendable Cyrus asistimos no sólo al enésimo redescubrimiento de Marisa Tomei, una actriz que gana con los años (¡cómo estaba en El luchador!), sino también al conflicto motivado por el exceso de afecto de una madre hacia su hijo, en este caso un Jonah Hill que merece, como poco, una nominación al Oscar.
Porque cuando mamá se pasa de mimos hacia su retoño, las consecuencias pueden ser nefastas.
El cine nos lo ha avisado en títulos como:

Psicosis: Norman Bates quería tanto a su madre que, después de irse ésta al otro barrio, no le quedó otra que suplantarla, ponerse sus ropajes y atentar contra toda otra hembra que intentase interponerse entre ellos, sobre todo si era guapa, sexy y rubia.

La luna: una cantante de ópera (la hace poco fallecida Jill Clayburgh), reciente viuda, se instala en Roma, donde su retoño adolescente se descarría demasiado. Pero ahí está mamá para conseguirle la droga o desahogarle sexualmente, todo por el gran amor que ambos se profesan, más allá de toda norma social. Un Betolucci desatado.

Los timadores: si tu mamá en una supereelgante Angelica Huston y se dedica a dar sablazos sibilinos e inteligentes, lo normal es que estés fascinado por ella, y que el tema se complique si decides enrollarte con Annette Bening: lucha de tigresas.

Mon premier amour: un joven se enamora de su mamá (la maravillosa Anouk Aimée) al tiempo que le dicen que su vida se apaga por una maldita leucemia. Dramón francés de 1978 con todos los ingredientes para lloriquear a gusto, oye.

Sonámbulos: una de las peores adaptaciones de una novela de Stephen King, aquí mostrando a una mamá vampira y a su hijo ídem que huyen de pueblo en pueblo (y de los gatos) alimentándose de sangre de virgen y conviviendo en perfecto incesto.

Le Souffle au coeur: en esta joya de Louis Malle, un adolescente, recluido en un balneario, se estrena con su fabulosa mamá (bellísima, Léa Massari), lo cual le servirá para seguir avanzando en su camino de amor por las mujeres. La película fue nominada al Oscar por su atrevido guión.

Spanking the monkey: papá está en viaje de negocios, mamá convaleciente en casa, a tí te ha dejado tu chica y estás en esa dichosa edad donde la confusión y las hormonas tiranizan tu cuerpo y mente. Entonces… pasa lo que tiene que pasar. La naturaleza manda.

The Vortex: adaptación de la polémica novela de Noel Coward, aquella que escandalizó a una época y una nación por abordar temas como el consumo de drogas, la homosexualidad o el incesto, en este caso entre uno de los protagonistas y la sua mamma. La película se estrenó en 1928, sólo cuatro años después de la publicación del libro en que se basa.

Pink Flamingos: Divine, esa señora enorme, salvaje y deslenguada, aparte de vivir en una roulotte y alimentar a su progenitora con huevos en este debut del travieso John Waters, agradece a su pequeño haberle ayudado en su salivosa venganza con una felación doméstica. Amor de madre.

Gente corriente: tras el odio que una madre siente hacia su hijo -Timothy Hutton-, superviviente de un accidente en el que perdió al otro, mucho más guapetón y brillante, se esconde la no reconocida fascinación, hasta extremos enfermizos, de la señora (magnífica Mary Tyler Moore) por el finado. Robert Redford triunfó con su ópera prima.

¿Qué otras cintas con el incesto en su argumento recordáis?

Ah, y Regreso al futuro, que se me olvidaba…


Escrito por Jueves 25 noviembre 2010


Los comentarios de la película. “Mi mamá me ama: el incesto en el cine”

  1. Amparo dice:

    Ma mère de Cristophe Honoré con un Louis Garrel guapísimo cuya madre es Isabelle Huppert.

    También en “De repente, el último verano” Katharine Hepburn recuerda a su hijo demasiaso cariñosamente…

  2. Doctora Amor dice:

    Sí, muy buenas aportaciones, Amparo!