Si la cosa funciona, ¿estáis cansados de Woody Allen?

rss

PUNTUACIÓN: 6

Diríamos que antes Woody Allen se retrataba como neurótico y ahora como feroz misántropo, feliz en la infelicidad de su aislamiento, abriendo fuego contra todo y contra todos, inofensivo en su guerra eterna contra algo, el mundo, que no puede resolver porque es un enigma, y da asco, y la humanidad también. ¿Se siente así Woody Allen? ¿Aislado, nihilista, el último representante de una raza que lo entendió todo demasiado pronto?

Para protegerse se ampara en la figura de Larry David, que estruja su talento como ‘stand up comedian’ para hablar a cámara, insultarnos y despreciarnos. Es un personaje antipático en su pasividad, y en eso Allen ha corrido un riesgo, que es el de distanciarnos, obligándonos a que nos hagamos una pregunta: ¿queremos pasar una hora y media con este imbécil?

El imbécil sólo mostrará su lado humano cuando decida compartir su vida con una ingenua del sur, la típica ‘rubia tonta’ que Allen identifica con la pureza de espíritu. Es entonces cuando comprenderemos que este cascarrabias insoportable sólo quiere que le quieran, quizás como el propio Allen cuando vuelve a su Nueva York de sus amores y suplica por el afecto del público.

Si la cosa funciona funciona casi a su pesar: a pesar de su teatralidad, a pesar de sus obviedades, a pesar del descuido intermitente de su puesta en escena. Cuando la película se transforma en comedia romántica, género que Allen domina a las mil maravillas (dos de sus obras maestras, Annie Hall y Manhattan, lo son), se inunda de luz.

Concretamente, la conversión de los padres pueblerinos y republicanos de Evan Rachel Wood en neoyorquinos liberales, dispuestos a explotar su sexualidad sin tapujos, introduce en la película una nota de color que la transforma en una comedia luminosa, protagonizada por un monstruo menos sabio de lo que quiere aparentar.


Escrito por Jueves 8 octubre 2009

Tags : , , , , , , , , ,


Los comentarios de la película. “Si la cosa funciona, ¿estáis cansados de Woody Allen?”

  1. Raúl dice:

    Cansado no, pero con ganas de que concentre sus esfuerzos en un film que sea su definitivo canto del cisne. El nuevo milenio ha significado para Allen producir un ramillete de obras menores. Soportaría que hiciera menos películas con tal de que estas estubieran hechas con mayor ambición.

    Me llama la atención que incluya en su universo un personaje homosexual ¿Es la primera vez que incluye uno?

    P.D: según tengo entendido esta película fue una obra de juventud que Allen tenía en el cajón (quizá de ahí su teatralidad). Tal como han ido las últimas películas de Allen, a veces pienso que Allen debio de guardarlo con una nota diciendo “Utilizar en caso de emergencia”

  2. Blitus dice:

    Yo le pongo un 9.

  3. Lonestar dice:

    Para nada. No he visto esta última película, pero me sigue gustando el hecho de ver en la cartelera el nombre de Woody Allen, porque a pesar de sus irregularidades siempre encuentro algo estimulante en su cine. Lo que me encanta de este hombre es su capacidad para generar historias: conozco gente que lleva no se cuánto tiempo intentando escribir el guión de un largo( y muchos de ellos al final acaban haciendo una porquería),y este hombre hace peli por año dando en ocasiones peliculas geniales (de verdad, hay gente que ha nacido para esto).

    Por cierto, una pregunta Sergi: ¿vas a hacer una crónica de Sitges? Un saludo.

  4. Sergi dice:

    No, Lonestar. No he podido ir. Tengo mucho trabajo de mi faceta docente y voy a estar unos meses muy pegado al ordenador.

  5. Alfins dice:

    UN SEIS!!!

    ¿Cansado? Nunca, ni siquiera Faemino.
    Creo recordar que una vez le dijeron a Groucho Marx que ojalá no se muriera nunca, pues eso mismo le deseo al neurótico, misantropo, nihilista,… de Woody, y yo que lo vea.
    Me encanta su cine. El del principio y el de ahora. Sus obras maestras y las que no lo son (es sólo cuestión de tiempo ;-).
    Me gusta cuando quiere parecerse a Bergman y hasta disfrazado de espermatozoide negro. Me gusta cuando rueda en Nueva York y cuando lo hace en Londres, Barcelona, Venecia, París,…
    Me gusta Woody Allen y me gustas tú.

    P.d. Me gustaba Rafael Azcona (y me jode un montón que un día se muriera) y me gustaba que pidiera el Nobel de Literatura para Woody. Y los suecos siguen haciéndose los ídems, y espera que no se lo den antes a… Buzz Lightyear.

  6. César dice:

    Vaya por delante que soy admirador del Allen de antes. Pero, creo, Raúl, que llamar a sus pelis netamente malas “obras menores” es un agravio comparativo con otros directores, que cuando la pifian mínimamente se les tiran al degüello. Allen está enormemente sobrevalorado en Europa. A vecs me pregunto si he visto la misma peli que los demás.

  7. espartaco dice:

    Allen es un lujo para el cine, y más para el adocenado cine actual. Es imposible cansarse de un tipo que rueda una película cada año, y mejor o peor, lo hace siempre con talento. Tanto en su primera filmografía como en la última, tiene auténticas obras maestras. Yo no creo que Allen esté sobrevalorado en Europa, simplemente en Europa ha encontrado espectadores más fieles y un mercado en el que todavía se valora un buen guión, ajeno a todo tipo de efectos especiales. A mi sobrevalorados me . parecen Lynch o Von Trier. Allen sólo esta justamente valorado.

  8. Adrián dice:

    A mí me ha encantado. Es divertida, fluida, madura. Los actores están muy bien. Y en el barrido final antes del 2º intento de suicidio me vinieron ecos de Manhattan. ¡Qué maravilla!