Still Walking, esta familia es una ruina

rss

PUNTUACIÓN: 8

Cómo son los festivales. O, mejor dicho, cómo son los jurados. El año en que Still Walking concursaba en San Sebastián, resulta que a Jonathan Demme le dio por premiar a la patética La caja de Pandora, y la película de Hirokazu Kore-eda se iba de vacío. No es que necesitara una Concha para ser mejor, pero se la merecía de calle.

Puede parecer un homenaje a Ozu, aunque al que esto suscribe le parece que lo que intenta Kore-eda, que se inspiró en las sensaciones que le provocaba su propia familia, es subvertir los presupuestos del maestro japonés. En el acostumbrado enfrentamiento entre tradición y modernidad, o entre padres e hijos, Ozu siempre se decantaba por los primeros.

Eran los hijos los que menospreciaban a sus padres ya mayores, que sentían que sobraban en el mundo egoista de su prole. En Still Walking, los miembros de la familia Yokoyama son mezquinos por igual, aunque su mezquindad sea tan comprensible -casi tan disculpable- como la de cualquiera de nosotros.

A veces Kore-eda utiliza el mismo emplazamiento de cámara al que nos tenía acostumbrados Ozu -a la altura de un hombre sentado- pero lo que se dice aquí, alrededor del altar del fallecido hijo pródigo, es cruel por ambas partes. Jóvenes y ancianos lanzan dardos o los reciben sabiendo que el daño está hecho, y que la vida significa vivir con ello, siendo a veces víctima y a veces verdugo.

La construcción de los personajes es perfecta, especialmente el de la madre, un lobo con piel de cordero, y el tempo narrativo, que abarca toda una jornada de reunión familiar, es magnífico, está como medido por un metrónomo, y combina lo costumbrista con lo simbólico (la mariposa amarilla) con una astuta habilidad. Sólo me molestó la música, un poco ñoña.


Escrito por Martes 9 junio 2009

Tags : , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Los comentarios de la película. “Still Walking, esta familia es una ruina”

  1. Víctor E. dice:

    En Nadie Sabe hay una canción cerca del final, cuando vuelven en metro de depositar en la tierra el terrible contenido de la maleta, que se puede considerar también ñoña. A mi me gustó, pero creo entender lo que dices cuando hablas de la música de ésta. Tendré que ir a verla de todas formas, que tengo muchas ganas.

  2. Carlos dice:

    La música y, para mí gusto, el epílogo: creo que innecesario y también bastante ñoño. Aún así, una gran película.

  3. Manu dice:

    Completamente de acuerdo con vosotros: la música y el epílogo son lo peor de la película. Por lo demás, muy recomendable, aunque no pude evitar pensar que todo sonaba a ya visto.

  4. mengele dice:

    Muy fan. Salvando las distancias geográficas me recuerda a Junebug -una peli que me llegó muy hondo-, pero a la inversa.