Una fobia más: ODIO a Cantinflas

rss

Aunque tengo un amplio, ampliiiiiiísimo catálogo de fobias, creo que podríamos colocar a Mario Moreno Cantinflas en lo más alto del pináculo de mis odios más enconados. Le detesto. Sencillamente. Es que execro de él. Me parece LO PEOR.

Su humor me provoca erisipela. Urticaria. Una erupción. Bubones llenos de pus y resentimiento. Es que no puedo con él. Ni con sus pantalones caídos. Ah, sí, porque Cantinflas fue el auténtico pionero, el creador de hecho de ese look horroroso que llevan en la actualidad los adolescentes (y no tan adolescentes, apostillo) con los pantalones por la rabadilla. ¿Por qué, Dios mío, por qué? O sea, si Dios, en su infinita sabiduría, nos puso una cintura para separar el tronco de las extremidades inferiores será por algo. ¿O no? ¿Qué sentido tiene llevar los pantalones prácticamente por las rodillas y luego remangarte los bajos? No se dan cuenta de que es… ¡PATÉTICO! Pues no. Los adolescentes —y no tan adolescentes, insisto— no se dan cuenta. Ellos no se dan cuenta. Yo sí. Cada día.

En fin, el caso es que, además de su horrible imagen, Cantinflas es responsable de la creación de un personaje al que yo, gustosamente, fusilaría al amanecer. Se supone que es una especie de Charlot mexicano, de cómico triste que hace reír mientras reflexiona sobre la pobreza y bla, bla, bla. Paparruchas. Cantinflas es un espanto. Es algo peor que un espanto. Es falso. Falsísimo.

Su humor aparentemente tierno y dulzón me pone de los nervios. Además, que Charles Chaplin hizo una joya del humor negro como Monsieur Verdoux, pero Cantinflas… ¿Qué COÑO hizo Cantinflas? ¿La vuelta al mundo en 80 días? ¡Pero si es lo peor, lo más irritante! Es una película tan deliciosa que incluso es capaz de sobrevivir al espantajo de este comicastro haciendo la pamema (la escenita de la corrida de toros me saca de quicio), pero, vamos, el resto de su carrera… ya me contarán. Que Dios me perdone si no me siento como un nuevo Savonarola, pero todas sus cintas podrían apilarse en una plaza pública y arder hasta que el celuloide corriese como lava entre los adoquines de la calle.

Odio a Cantinflas. Lo odio. Es así de sencillo. Comprendo que hay gente a la que le gustará y me parece fenomenal, del mismo modo que me parece fenomenal que haya gente a la que le excita que una pandilla de hombres encapuchados le apaguen los cigarros sobre el escroto. Pero, vamos, si de mi dependiese, os aseguro que no habría más Cantinflas. Nunca. Jamás.

Moraleja: Como Mae West, cuando soy buena, soy muy buena. Pero a la hora de odiar creo que soy mejor. O por lo menos estoy más dotada. En mí, odiar es casi un acto reflejo.


Escrito por Martes 8 abril 2008

Tags : , , ,


Los comentarios de la película. “Una fobia más: ODIO a Cantinflas”

  1. RAFAEL GASSENT dice:

    Para que ustedes (los mexicanos aún utilizan ese servilismo arcaido de origen español) sepan,tengo sesenta y cinco años y de pequeño,en los cines de barrio y en la escuela católica nos embutían toda la basura del cine hispanoamericano,empezando por Cantinflas con su falsa moralina y siguiendo con las de Antonio Aguilar y Rosita Quintana.Las de Martín Corona y Luís Sandrini.Sé muy bien de lo que hablo y lo hago con conocimiento de causa.¡Qué lejos estaban de las del Indio Fernández o como digo también,las de Don Luís Buñuel!Cine prohibido en España,porque en muchas de ellas salía “la Doña”,o los temas como Los olvidados o Nazarín pasaban por encima de ellas,porque en realidad también reflejaban nuestra realidad,valga la redundancia,la de la miseria cultural y económica en la España de Franco. Y cómo se atreven a decir que María Félix era mala actríz.¿Acaso la han visto en La perla,o en cualquier otra película del Indio…?Georges Cuckor dijo que para él había tres bellezas en el cinema,Ava Gardner,Sarita Montiel y María Félix.De hecho,David O. Selznick la quiso contratar para el papel de Perla en Duelo al sol,que acabó interpretando la que sería luego su esposa Jennifer Jones,copiando el “loock” de la Félix para el personaje.Y si hablamos de bellezas,tanto Marga López como Kathy Jurado o Silvia Pinal (tanto a María como a la Pinal tuve el placer de conocerlas en la Mostra de Valencia y hablar de Don Luís y de la etapa española de la Félix)no son verdaderamente ejemplos de belleza “al uso”,aunque yo las adore también por sus interpretaciones en Nazarín o Viridiana.

  2. cantinflas dice:

    como van a odiar a cantinflas impòsible la concha dde tu madre no tenes humor puto CANTINFLAS EL MEJOR DE TODOS